Eurocopa Sub-21
5
Eurocopa Sub-21
Eurocopa Sub-21
1986 - 1998 - 2011 - 2013 - 2019
En cinco oportunidades, la Sub-21 se ha coronado como campeona de Europa

1986
 
El 29 de octubre de 1986 en Estadio José Zorrilla, la Selección española Sub-21 se alzaba con su primera Eurocopa venciendo en la tanda de penaltis a Italia.
 
Para llegar a aquella final, en primer lugar superaron a Francia, con victorias por 1-3 (en Auxerre el 12 de marzo de 1986) y por 3-1 (en Murcia el 26 de marzo de 1986).

En semifinales la pugna fue con Hungría que derrotó a España por 3-1 en la ida. El 23 de abril de 1986 en el encuentro de vuelta, en La Coruña, España igualaba el resultado, y conseguía la clasificación para la final gracias a un gol en la prórroga del asturiano Eloy Olaya (minuto 102).

Así se llegó a la final ante una Italia en la que jugaban hombres como Zenga, Donadoni, Giannini, De Napoli, Matteoli, Vialli y Mancini.

En la ida disputada en Italia, el seleccionador Luis Suárez alineó a Ablanedo II, Solana, Sanchís, Andrinúa, Quique Flores, Eusebio, Calderé, Roberto, Bustingorri, Paco Llorente, Pineda (Pardeza 68'). Allí, España cayó por dos goles a uno. El gol de Calderé en el minuto 36 fue superado por los de Vialli (50') y  Giannini (76') .

En el partido de vuelta en España, la Selección Sub-21 alineó a Ablanedo II, Solana, Sanchís, Andrinúa, Quique Flores, Gallego (Juan Carlos 93'), Eusebio, Roberto, Eloy, Gabino (Ramón 60'), Paco Llorente.

El encuentro de vuelta, disputado en el Nuevo Zorrilla de Valladolid, acabó con 2 a 1 a favor del equipo español por lo cual la eliminatoria estaba igualada. Marcaron Eloy en el minuto 36 y  Roberto en el 76.
 
Así se llegó a la tanda de penaltis para decidir quién sería el ganador.

España ganó el título europeo gracias Ablanedo quien, a sus cuatro excelentes paradas durante el encuentro, sumó la detención de dos lanzamientos desde el punto de penalti en el momento decisivo.

El portero del Sporting rechazó el primer remate desde el punto de penalti, de Giannini, y el tercero, de Baroni, mientras que Desideri lanzaba fuera el segundo. En España anotaron Roberto, Eusebio y Ramón.

1998
 

La Selección conseguía su segunda Eurocopa en categoría Sub-21 tras derrotar a Grecia por 0-1 en Rumanía.
 
La Sub-21 revalidó su corona europea en 1998 tras haberla conquistado por primera vez en 1986. En el 98, en Rumanía, logró su segundo título de campeón de Europa.
 
España acudía en 1998 como subcampeona de Europa Sub-21 ya que perdió en el 96 la final disputada en Barcelona frente a Italia. Dirigida por Iñaki Sáez,  había realizado una gran fase previa: no conocía la derrota y había ganado todos los partidos menos uno, el empate a uno en casa ante Eslovaquia.

Para llegar a la final superó a Rusia en cuartos con un gol de Iván Pérez, en semifinales a Noruega gracias a un tanto de Víctor Sánchez, y en la final a Grecia.

En aquella finalísima, la Selección sub-21 se impuso a los griegos juntando a una gran generación de futbolistas como Benjamín, Roger, Guerrero, Rekarte Michel Salgado, García Calvo, Guti, Valerón, Iván Pérez y Arnau.

Francesc Arnau fue el portero del campeonato pues España encajó solo seis goles en sus ocho encuentros clasificatorios gracias al guardameta, que fue escogido como "jugador del oro" del torneo.
 
Arnau, quien comenzó su carrera futbolística como defensa, fue imbatible en los encuentros ante Rusia, Noruega y en la final ante Grecia. España se impuso en todos estos duelos por 1-0. 

 "(Durante una época) me aburrí de ser portero y estuve un año dedicándome a jugar al tenis de mesa antes de volver a ponerme los guantes", confiesa Arnau. Lo hizo justo a tiempo para ser internacional y contribuir decisivamente en la conquista de la Euro de 1998.

E Iván Pérez acabó como máximo anotador del torneo y fue el autor del tanto de la victoria ante Grecia en la final, que dio el segundo título europeo a España.

"Ese campeonato lo voy a recordar toda ni vida. Jugamos tres partidos, cuartos de final, semifinal y final, en los tres partidos quedamos 1-0 y tuve la suerte de marcar los tres goles. La verdad es que marcar el gol de la final fue lo más bonito que me pasó en toda mi carrera", recuerda todavía el autor del único tanto de la final.

2011  

La tercera Eurocopa Sub-21 era conquista por la Selección después de derrotar por 0-2 a Suiza en Dinamarca. Los autores de los goles fueron Ander Herrera, de cabeza, y Thiago, de vaselina.

El equipo, dirigido por Luis Milla, que jugó la final fue el formado por De Gea en la portería; Montoya, Botía, Domínguez, Didac Vilá en defensa mientras que Javi Martínez, Ander Herrera (Capel, m.89), Thiago, Mata, Muniain (Parejo, m.86) y Adrián (Jeffrén, m.81) completaban la alineación.

El delantero entonces del Deportivo de La Coruña, Adrián López, fue el máximo goleador del Europeo Sub-21 de Dinamarca, con cinco tantos, por delante del suizo Admir Mehmedi, con tres, y de Juan Mata, con dos.

Adrián no marcó ante Suiza, en la final, ni contra Inglaterra en el debut pero sí lo hizo ante la República Checa, en dos ocasiones, y frente a Ucrania. En la semifinal anotó dos tantos contra Bielorrusia.

Mata, por su lado, fue el máximo asistente del torneo, mientras que Thiago Alcántara fue elegido mejor jugador de la final.

2013

 
Desde agosto de 2012 Julen Lopetegui se hizo cargo de la Selección Sub-21, y llevó al equipo hasta la conquista de la Eurocopa de Israel ya en el verano de 2013.  
 
En la fase de clasificación para la Euro de 2013, España simplemente arrasó: 7 victorias y un empate con 27 goles a favor y solo dos en contra. Se clasificó para la Eurocopa de Israel sin perder ni un solo partido en su grupo, el 5, donde coincidió con Suiza, Georgia, Croacia y Estonia.

En el campeonato continental tampoco España supo lo que era perder y ganó los cinco encuentros que disputó. Tras la fase de grupos, la Selección española Sub-21 acabó líder de su grupo, invicta e imbatida: 1-0 ante Rusia, 0-1 a Alemania y el 3-0 a Holanda.

El rival era Noruega en la séptima semifinal de la Selección Sub-21 en su historia, y volvió a ganar, por 3-0.
 
Italia esperaba en la final a la que España se derrotó por 2-4. Thiago fue el autor de tres de los goles de la Selección española Sub-21 en la final contra los transalpinos.



El equipo técnico de la UEFA dijo de él que "como capitán del equipo ganador, Thiago desplegó sus cualidades de liderazgo dentro y fuera del campo durante todo el torneo, y fue una figura influyente en la actuación de su equipo por su impresionante trabajo como 'box-to-box', un control de balón excepcional, incluso en las ocasiones en las que estaba presionado; habilidad para manejar el tempo del partido; inteligencia para ganar el balón apostando por la anticipación antes que las entradas; y jugadas de mucha habilidad para mover el balón mediante pases cortos y largos. Sus tres goles en la final representaron un logro individual único y fue la recompensa a sus contribuciones para el éxito de su equipo".

2019

Tras el subcampeonato logrado en la anterior cita de Polonia 2017 con Albert Celades como seleccionador, siete jugadores repetían en la cita de Italia-San Marino 2019 con Luis de la Fuente como técnico.
El entrenador riojano ya había logrado el Campeonato de Europa Sub-19 cuatro años atrás con varios de los futbolistas ganadores repitiendo en esta cita como internacionales Sub-21.

El camino de España fue agónico desde el principio por culpa de una derrota en la primera jornada contra la anfitriona Italia, que remontaba en el marcador un tanto de inicial de Dani Ceballos para acabar ganando por 3-1.

Sólo el triunfo valía en la segunda entrega del grupo y la Selección sufría para doblegar a Bélgica, que resistió hasta el minuto 88. Un chut salvador de Pablo Fornals desde fuera del área, hacía que España sumase sus tres primeros puntos en la fase final.

El exigente formato del torneo, en el que sólo una selección accedía de forma directa a las semifinales, hacía necesaria una goleada en la tercera jornada contra la hasta entonces intratable Polonia. España debía ganar por tres tantos, pero el combinado nacional superaba todas las expectativas goleando por 5-0 en un portentoso partido de los de Luis de la Fuente.

Con la moral por las nubes, la Selección encaraba las semifinales ante la todopoderosa Francia, que sucumbía con estrépito por 4-1 gracias a los tantos de Marc Roca, Mikel Oyarzabal, Dani Olmo y Borja Mayoral.

Alemania, rival dos años antes en Cracovia, era de nuevo el contrincante en el partido por el título a disputar en el estadio Friuli de Údine y a los ocho minutos del encuentro un disparo desde fuera del área de Fabián Ruiz, nombrado mejor jugador del torneo, ponía a España por delante.
Dani Olmo aumentaba la renta en la segunda parte y a poco del final el germano Amiri reducía distancias, llevando el suspense a una finalísima conquistada a la postre por la Selección.

Los capitanes Jesús Vallejo y Dani Ceballos levantaban al cielo italiano el quinto título Sub-21, con el que España igualaba a los transalpinos como país con más entorchados en esta categoría.

Tras este gran éxito, el seleccionador resumía la experiencia vivida con los 23 jugadores convocados, a los que les auguraba que el título "les cambia la vida. Están en clubes top del mundo, pero todos han salido revalorizados de este evento. Eran conscientes de la oportunidad que se les presentaba. Sabían que un buen resultado dispararía sus carreras. La Selección exige un grado alto de rendimiento, pero también da un reconocimiento incomparable. Revaloriza", concluía Luis de la Fuente en declaraciones a la prensa.