Hace 86 nacía Ferenc Puskas, un mito del fútbol

Ciudad del Fútbol 02 Abr 2013
Ferenc Puskas, uno de los mejores delanteros de la historia, habría cumplido hoy 86 años.

Nacido en Hungría en 1927 se nacionalizó español en 1961 tras huir de su país en 1956 y fichar por el Real Madrid.

Puskas completó un breve paso por la Selección española, con la que debutó en septiembre del 61 frente a Marruecos. Jugó cuatro encuentros pero no marcó un solo gol pese a ser conocido como "cañoncito pum" por sus potentes remates y su olfato goleador.

Luego jugó tres partidos más, en el Mundial de Chile en los que tampoco marcó: contra México, Checoslovaquia y Brasil. Pero con la Selección no tuvo la fortuna ante el arco contrario que gozó con su equipo, con quien fue cinco veces máximo goleador de la Liga española y anotó 35 goles en 39 partidos de Copa de Europa. Se retiró a los 40 años habiendo anotado 682 goles en 700 partidos oficiales.

De él dijo Josep Maria Fusté que "Puskas es uno de los cinco mejores jugadores de la historia del futbol: Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona. Y Puskas... Kubala era un portento físico, tan insistente que a base de trabajo era capaz de lograr lo que se propusiera. Pero Puskas era el mejor húngaro de la historia, una maravilla. Él jugó en uno de los mejores equipos que jamás se han visto en la historia del fútbol: la Hungría que le metió seis a Inglaterra en Wembley".

Además, los homenajes se están multiplicando. Una estatua de cuerpo completo del legendario futbolista húngaro Ferenc Puskás, la primera en el mundo, fue destapada en Budapest.

Con un balón en el pie y rodeado de tres niños a quienes enseña cómo jugar, la versión en piedra del antiguo goleador del Real Madrid aparece en el centro de un grupo de personajes.

Puskás fue elegido por la Federación Internacional de Historia y Estadísticas del Fútbol (IFFHS) como "rey del gol" en su condición de máximo artillero del siglo XX.

Nació en Budapest el 2 de abril de 1927 y su apellido original era Purzceld, de origen alemán, pero lo transformó en Puskás tras la II Guerra Mundial.Empezó a jugar al fútbol cuando era recogepelotas en el campo del club Kispest, en la capital magiar. Al retirarse de la práctica dirigió equipos en cuatro Continentes.