Vicente del Bosque: "Desunidos somos débiles. Todos juntos somos fuertes"

Ciudad del Fútbol 23 Mayo 2013
Vicente del Bosque ha participado en un acto institucional del Grupo Bimbo donde ha hablado sobre los pilares en los que se sostienen los liderazgos en el deporte

El Seleccionador Vicente del Bosque ha dicho que el secreto del éxito es la unión: "Es como romper un bolígrafo. Romper uno es muy fácil pero un manojo de 23 es casi imposible. Esto demuestra que solo unidos podemos lograr éxito. Desunidos es muy difícil".

Ha comentado asimismo que el liderazgo se basa en "la solidaridad dentro de un vestuario, la cohesión de grupo, el huir de los egos personales y el saber escuchar a los jugadores".

Para que un grupo, y un vestuario funcione, con sus complejas relaciones internas, es necesario, según Del Bosque, que el entrenador se dedique a preparar la estrategia de los partidos y a "fomentar la buena convivencia. En eso la influencia del entrenador es muy importante. Sin liderazgo del entrenador, es muy difícil que el equipo funcione".

Es además necesario que "un técnico tenga un plan general para construir un equipo con una idea de juego y sepa manejar un vestuario en un tiempo donde el entrenador del ordeno y mando ha pasado a la historia".

Ha subrayado que el secreto del éxito está en que hay que "mantener una disciplina, un grupo cohesionado futbolística y personalmente, resolver conflictos, mantener una comunicación fluida y cordial sin perder exigencia, saber delegar tareas, cumplir objetivos, identificarse con un escudo y vivir con emoción el ir a trabajar".

Ha añadido que "el entrenador debe ser ejemplar porque solo así puede ejercer liderazgo sobre los jugadores. Hay que ser íntegro, observador y tener credibilidad. Ser un líder moral, humanizar el vestuario y apostar por la austeridad".

Para Del Bosque "la Selección significa unión, porque los equipos que mejor funcionan son los que tienen una filosofía propia, unos objetivos crecientes, son ambiciosos y creen que los sueños pueden hacerse realidad. Son importantes las estrellas del equipo pero más importante es apostar por el equipo. En un equipo no debe existir el egoísmo y hay que apostar por el conjunto y por la solidaridad abandonando los egos".

Ha alertado además sobre el peligro de "no mirar para delante a ver que podemos hacer mejor sino regodearnos en el pasado, en los éxitos ya pasados".

Por último, ha dado su propio "decálogo" para el éxito: "No ser inmovilista, saber escuchar, tener fortaleza psicológica, unidad, e ilusión por el trabajo diario. El técnico debe ser un líder desde la cordialidad no desde la bronca, ganarse el respeto. Además, tiene que delegar tareas apoyándose en los jugadores, saber escuchar y tener cierta complicidad con los futbolistas".

Y como conclusión ha dicho: "Que os quieran y respeten antes de que os teman".